Mitsubishi UFJ Financial Group Inc., el mayor banco japonés por activos, dijo el lunes que planea cerrar cerca de 50 sucursales y recortar 1.000 empleos a lo largo de los próximos tres años como parte de su continuo esfuerzo para recortar costos. El plan para su unidad de banca Bank of Tokyo-Mitsubishi UFJ, incluye el cierre de al menos 200 cajeros automáticos. Despedir empleados en Japón es extremadamente difícil debido a las duras leyes laborales que protegen a los trabajadores y la presión pública sobre las compañías para que preserven la estabilidad social. Sin embargo, muchas empresas niponas han despedido personal en los últimos meses debido a la profunda desaceleración económica del país.  MUFG, ampliamente considerado como el banco más tradicional de Japón, no despedirá gente. En cambio, eliminará los 1.000 empleos a través del flujo natural de renuncias y jubilaciones y moverá a otros 1.000 a nuevas posiciones al interior del grupo. El banco aún está en el proceso de recortar sucursales bancarias que se volvieron redundantes luego de la fusión del grupo con UFJ Financial Group en octubre de 2005. Como parte del proceso de integración, BTMU ya ha cerrado 70 sucursales