La agencia de calificación crediticia Moody's considera que no existe una "amenaza inmediata" para la nota de la deuda pública de los países calificados con 'AAA', que indica 'calidad extrema', entre los que se encuentra España, aunque reconoce que las dificultades fiscales afectarán a varios de estos países "durante años".