La agencia de medición de riesgos Moody's ha acordado hoy revisar, para su posible rebaja, la calificación crediticia de la deuda a largo plazo de 35 entidades financieras españolas. Según un comunicado remitido hoy por Moody's, también ha decidido examinar la calificación de la fortaleza financiera -capacidad para afrontar sus pagos en solitario- de 36 entidades, así como la puntuación de la deuda subordinada de otras 22.
La decisión de Moody's de revisar la calificación de estas entidades, que tardará varias semanas en estudiar, se ha adoptado después de considerar que el empeoramiento del ciclo económico afectará a la calidad de los activos del sector y a su capacidad para absorber las pérdidas que puedan surgir.

Pese a la comprobación que ha decidido iniciar, la agencia de medición de riesgos ha señalado que, en el caso de la puntuación de la deuda a largo plazo o de los depósitos de las entidades implicadas, la rebaja estaría limitada en un grado, dos a lo sumo, y no podría traspasar la nota "Baa3", por el apoyo gubernamental al sector.

En cuanto a la revisión de la fortaleza financiera de 36 entidades, Moody's ha explicado que las más afectadas serán las que dispongan de niveles más bajos de capitalización en relación con la posibilidad de registrar altas pérdidas con sus activos de riesgo, como hipotecas o préstamos concedidos al sector inmobiliario.

Moody's ha añadido que las consideraciones efectuadas para revisar la calificación de la deuda a largo plazo y la fortaleza financiera (BFSR, por sus siglas en inglés) pueden ser aplicadas para justificar los cambios que pueda adoptar en las notas de las emisiones subordinadas, a las que habría que sumar las específicas de estos instrumentos.

Al mismo tiempo, Moody's ha decidido mantener la calificación crediticia de la deuda a largo plazo de seis entidades (Banca March; Banco Guipuzcoano; BBK; Caja Rural de Granada; Caja Rural de Navarra y Unicaja), de las cuales cuatro mejoran su puntuación de fortaleza financiera por su capacidad para asumir pérdidas y continuar adecuadamente capitalizadas.

Las entidades a las que ha acordado examinar la calificación de la deuda a largo plazo son: BBVA; Banco Cooperativo Español; Banco de Crédito Local; Banco de Valencia; Banesto; Banco Pastor; Banco Popular; Banco Sabadell; Banco Santander; Bankinter; Caixa Catalunya; Caixa Manresa; Caixa Tarragona, y Caixa Terrasa.

Además figuran Caixa Galicia; Caja Rioja; Caja Duero; Caja Cantabria; Bancaja; Caixanova; Caja Vital; CAM; Caja Burgos; Caja Ávila; Caja Madrid; Caja Segovia; Ibercaja; La Caixa; Caja España; Caja Canarias; Caja Laboral Popular; Cajamar; CECA; Lico Leasing; Santander Consumer.