Prima el miedo a pesar de los “signos positivos” por los que clamaba De Guindos y es que en un mundo como el nuestro, si PIMCO levanta la voz para hablar de “inminente rescate a España”, las carteras se cubren y los que todavía pueden, corren. El sentimiento inversor alemán sigue rozando cotas altísimas que no viene sino a confirmar indicadores como el ISEE que mide el pánico de los accionistas estadounidenses. Si el Ibex 35 ha soltado ya una mano de la cornisa de que pende, ¿se dejará llevar al vacío en vista de un futuro incierto? 

Alguien ‘exigía’ la semana pasada una respuesta tan sencilla como la de ‘compre’ o ‘venda’ a colación de este reportaje, pero olvidó por aquel entonces que en cuestión de sentimientos, el gris también existe y nosotros no seremos quienes la borren del mapa. Nada está claro. “Existe algo en los titulares que todo el mundo debe comprender: los alcistas se convierten poco a poco en ‘más bearish’, mientras que los bajistas han pasado a ser livianamente más toros” en el mercado, afirmaba a cierre del pasado 7 de noviembre –cierre semanal- , el analista Hirschmüller, encargado de comentar cada siete días el sentimiento inversor de la Börse Frankfurt. “Se está produciendo una creciente polarización de la opinión de los inversores”, afirmaba, y es los neutrales se han reducido “a tan sólo el 14% del total”, mientras que tanto alcistas como bajistas suman un 4% cada uno y escalan hasta un 58%, en el caso de los primeros, y al 28%, si miramos a los osos del mercado.

Sentimiento Inversor Dax Xetra (cierre 7/11/2012)

¿Qué indica esta situación? Tanto alcista inyecta en vena el miedo a cualquier inversor que se precie y la corrección de los mercados parece no tener fin tras un sentimiento alcista muy importante que comenzó a hacerse patente en los últimos coletazos del mes de octubre.

La tendencia a la baja de los mercados la confirma el Índice ISEE, ratio que se elabora a partir de la apertura de posiciones dentro del mercado y para el que se deja de lado operaciones de cobertura dado su carácter especulativo y no, por tanto, creadoras de tendencias. A diferencia de otros indicadores de sentimiento, como el ratio put/call, el ISEE ni se utiliza siguiendo la Teoría de la Opinión Contraria y, además, tiene muy claro que sus zonas (del gráfico) más elevadas corresponden siempre al miedo en toda su extensión. Tal y como explica José Luis García, analista de Enbolsa.net, para determinar niveles, estos deben “estar por encima de +0,15 y que se produzca una serie de mínimos decrecientes en el indicador mientras que los mínimos de la cotización se deben ir haciendo más profundos”. (Ver gráfico)




Tras una nueva corrección en la jornada de ayer, el Ibex 35 se ha despedido del nivel 7.600 y a la espera de ver por dónde continúa una andadura cada vez más renqueante. “El primero de los niveles de corrección proporcional está en 7.350 puntos”, afirma Roberto Moro, analista de Apta Negocios, que dice “barajar la zona de 6.800 puntos” a condición de que Wall Street también corrija.

José Luis Cava, analista independiente de la Zona Premium, considera que, perforado el 7.600, “con un pequeño margen en la zona de 7.450, zona donde tendrá un rebote”, así que toca esperar puesto que, de momento, si algo prevalece en las bolsas son los caídas. España fue, con diferencia, el selectivo más castigado de la semana pasada con un recorte del 4,33%, frente a Italia, -3,49%; Alemania, otro -2,66%, o Grecia, -0,42%, y sin inmutarse ante los nuevos recortes de 9.500 millones de euros impuestos desde Bruselas.

Aún con todo, está muy claro que el objetivo del Ibex 35 es el de provocar somnolencia cada cierto tiempo por aquello de que no vaya a ser que alguien se acostumbre –y guste- el riesgo excesivo. Alfonso Morte, director de Tdetrading.com, menciona a continuación que podrían producirse “caídas hasta los 7.040 puntos. A pesar de ello, seguimos con el objetivo pendiente de subidas hasta los 8.500 puntos”, nada más y nada menos. Ni el miedo, ni los alcistas consiguen templar los ánimos al alza… debe ser que la Navidad está cerca.