La canciller alemana, Angela Merkel, ha argumentado hoy que limitar el IVA de los carburantes para mitigar el efecto del encarecimiento del petróleo, puede "distorsionar" la competencia dentro de la Unión Europea (UE). Merkel frenó durante la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno, que concluyó hoy, la propuesta del presidente francés, Nicolas Sarkozy, que persigue que el IVA de los combustibles -un gravamen que se calcula sobre el valor y no sobre el volumen, como los impuestos especiales- se module en función del precio del crudo, para evitar que vaya aumentando según sube la cotización.