Las ventas de vehículos de lujo siguieron descendiendo en junio en medio de la ralentización económica, aunque el ritmo de descenso fue menor que en meses previos.  "Hemos visto los primeros indicios de una leve recuperación del sector automóvil", dijo Ian Robertson, miembro del consejo directivo de BMW en un comunicado, que afirma que queda por ver si esta recuperación es sostenida.  Las ventas de la principal marca de BMW -el mayor fabricante del mundo de automóviles de lujo- descendieron un 13% el mes pasado a 105.220 unidades. Esto se traduce en una caída del 19% en las ventas a 513.591 unidades en la primera mitad del año.