El Ministerio de Trabajo espera que más de un millón de desempleados se beneficien del primer programa de la ayuda de 426 euros, que finaliza mañana tras comenzar a abonarse desde noviembre, lo que implicará un desembolso cercano a los 700 millones de euros. El conocido como Programa Temporal de Protección por Desempleo e Inserción (Prodi), que se dirige a parados que hayan agotado sus prestaciones y que participen en un itinerario de formación personalizado para mejorar su empleabilidad, se aprobó en agosto pasado, si bien no se empieza a contabilizar hasta noviembre, con las primeras ayudas.