El fabricante alemán de vehículos industriales y componentes MAN tuvo en 2009 una pérdida de 258 millones de euros (351 millones de dólares), por la fuerte caída de las ventas, la reducción de su participación en Scania y el pago de multas por casos de sobornos. MAN había tenido anteriormente números rojos en el cuarto trimestre de 2003.