Los tres inversores interesados en Opel exigen al Estado alemán avales de hasta 7.000 millones de euros por adquirir la filial europea de General Motors. Según informaciones del diario "Bild" en su edición de mañana, el fabricante de componentes austríaco-canadiense Magna reclama garantías por un total de 5.000 millones de euros, y se ha manifestado dispuesto a invertir 700 millones de euros en nuevos modelos y plantas.