Los precios del petróleo subían el viernes en Londres y Nueva York durante unas sesiones marcadas por la misma inestabilidad que el jueves, cuando los mercados se interrogaron sobre cómo interpretar los informes sobre las reservas energéticas estadounidenses. Hacia las 16.00 GMT, en el IntercontinentalExchange (ICE) de Londres, el precio del barril de Brent del mar del Norte para entrega en julio subía 25 centavos, hasta los 68,29 dólares. A la misma hora, el barril de 'light sweet crude' para entrega también en julio ganaba por su parte 69 centavos en Nueva York, para situarse a 64,70 dólares. En toda la semana, el crudo perdió 2,40 dólares en Londres y 50 centavos en Nueva York. La sesión del viernes estuvo marcada por una gran inestabilidad, con un comienzo a la baja antes de estabilizarse para, finalmente, volver a subir. El petróleo ya tardó mucho en encontrar su dirección el jueves, tras la publicación del informe semanal del departamento estadounidense de Energía (DoE), que señaló un aumento de las reservas de combustible la semana pasada, si bien un poco inferior a las expectativas del mercado. El informe también resaltó una inesperada disminución de las reservas de crudo, que provocó perplejidad en los mercados.