Si los precios de la alimentación se han disparado en muchas partes del mundo, conduciendo a la inflación en China y casi una revolución en el Oriente Medio, ¿por qué los mismos precios parecen tan estables en los comercios de EEUU?

Para Annie Lowrey, de slate.com existen dos factores. En primer lugar, la débil posición de los comercios norteamericanos, que les ha forzado a ofrecer notables descuentos en sus productos para mantener el nivel de compras de sus clientes. (Queda por ver cómo se mantienen esos precios a medida que la economía mejora).

En segundo lugar, los norteamericanos consumen más productos elaborados -como patatas fritas o perritos calientes- cuyos precios son más sensible al marketing o a los envases, que los precios de los alimentos sencillos.

El profesor Mark Perru lo demuestra de forma gráfica: durante los diez últimos años, los precios del crudo han visto subidas y bajadas del 20% cada año, mientras que los productos alimenticios apenas han variado un 5% anual.


Precios Crudo vs. Precios Productos Finales de Consumo
Enero 2001 - Enero 2011