Los ministros europeos de Energía preven cerrar este viernes en Luxemburgo un acuerdo político sobre las reservas mínimas de petróleo crudo y productos petrolíferos que deben tener los países de la UE para minimizar el impacto de posibles crisis de suministro. La Comisión Europea presentó el pasado noviembre una propuesta llamada a mejorar la seguridad del abastecimiento energético, en la que proponía, entre otras cosas, obligar a los operadores comerciales de reservas de petróleo a informar sobre sus actividades de manera semanal como medida para luchar contra el incremento de los precios. Después de un primer debate de orientación a escala ministerial en febrero y de la aprobación de un informe parlamentario al respecto en abril, los Veintisiete aspiran a reunir pasado mañana la unanimidad necesaria para dar el siguiente impulso al texto.