Los jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona redoblarán hoy la presión sobre Alemania para que acepte aprobar un mecanismo de rescate para Grecia, consistente en préstamos bilaterales coordinados en caso de que se agrave su crisis de endeudamiento. La resistencia de Berlín a ayudar financieramente a Atenas frenó de momento este miércoles la convocatoria de una cumbre extraordinaria del Eurogrupo para formalizar el plan de asistencia, como habían pedido Francia y España.