La Bolsa de Nueva York reduce de manera destacada los recortes que presentaban los futuros, como respuesta a los datos macroeconómicos que se acaban de publicar en Estados Unidos. El más tranquilizador es el descenso de sólo el 0,1% registrado en enero en las ventas al por menor, frente a la caída de entre el 0,4% y el 0,5% que esperaban los analistas por el bajón en el consumo derivado de la crisis.