La referencia de la Bolsa de Nueva York contribuye a la mejora que experimenta la renta variable europeo. Los futuros del Dow Jones y del Nasdaq logran borrar sus descensos previos, y pasan a cotizar con ligeras subidas, inferiores aún al 0,1%, mientras que los futuros del S&P 500 mantienen pequeños recortes, del 0,1%.