Los flujos de entrada de capital en EEUU registraron en agosto un déficit de 69.300 millones de dólares, tras alcanzar en julio un superávit de 19.500 millones, según datos facilitados por el Departamento del Tesoro. Los analistas anticipaban un superávit de 60.000 millones. Este déficit récord es producto de las turbulencias registradas este verano en los mercados financieros. Los bonos del Tesoro, las acciones y las obligaciones de empresas padecieron el recelo de los inversores. En un año, la balanza de capitales a largo plazo registra un excedente de 785.600 millones de dólares frente a los 952.100 anotados en los 12 meses previos al 31 de agosto de 2006. Los inversores extranjeros vendieron en agosto títulos por 34.900 millones de dólares mientras en julio las compras ascendieron a 25.000 millones. Los estadounidenses compraron títulos en el extranjero por 34.500 millones de dólares frente a los 5.500 millones del mes anterior.