Los mercados emergentes no están funcionando exactamente como se esperaba en este principio de año. Los riesgos inflacionistas, junto con los problemas geopolíticos están provocando una fuga de capitales con destino a los países desarrollados. ¿Se acabó el sueño dorado? ¿O es sólo una vuelta a casa antes de las vacaciones de primavera?
El gigante de la economía está despertando del sueño dorado de los mercados emergentes. El 24 de enero saltaban las alarmas tras las revueltas en Egipto y provocaba que 7.000 millones de dólares hicieran las maletas y se mudaran a destinos menos exóticos; sobre todo más tranquilos. La vuelta a casa de estos fondos está dejando un sabor amargo… pero tras años de apuestas por los países en desarrollo, es momento de replantearse ciertos puntos sobre nuestras inversiones.
 
El crecimiento ha sido espectacular en los últimos años, pero eso tiene sus riesgos; unos riesgos que están haciendo tejado y casa según las tensiones inflacionistas y los problemas geopolíticos van en aumento, algo que ha asustado a buena parte de los 720.000 millones de dólares que decidieron buscar suculentas rentabilidades en el país de los faraones.
 
Túnez y Egipto están poniendo palos en las ruedas de las economías emergentes. “La situación de estos mercados sigue con presiones bajistas” asegura Juan Luis García Alejo; y es que es cierto que los países emergentes han dado mucho, pero ¿todo? Eso es mucho aventurar todavía. De hecho Sara Pérez Frutos, directora general de Dracon Partners EAFI, asegura que “la situación se tranquilizará, los emergentes son una de las mejores alternativas para el medio plazo”.
 
Mientras tanto la bolsa de Egipto permanece cerrada y los índices emergentes con una clara tendencia bajista; el barril de petróleo coqueteando con los 100 dólares y las materias primas disparadas, lo que está provocando una sensación de incertidumbre entre los inversores que prefieren proteger su dinero en economías más seguras, como lo puede ser la americana según Gabriela Vara, responsable de CFD´s y divisas de Inversis Banco.
 
Pero ya saben el dicho, a río revuelto… y eso parece haber pensado Mark Mobius, gestor de Franklin Templeton. Según publicaba Funds People, el gurú de las economías emergentes espera paciente a que la inestabilidad siga haciendo caer el mercado de valores y así entrar en el momento oportuno. ¿Y qué momento es ese? Según Mosbius, una caída adicional del 10% o del 15%.
 
La normalidad al mercado egipcio volverá a mediados de la semana que viene, según Baldwing Berges, director general de Silk Invest, cuando “los posibles reembolsos de fondos de emergentes internacionales se procesen”, después de que se abra el domingo el mercado de valores. Y no sólo eso, desde Silk Invest se ve mucho potencial en el país a medio plazo, especialmente en valores del sector farmacéutico e industrial.
 
Por otro lado y en lo que incumbe a las tensiones inflacionistas, es más que probable según Eduardo Vicho, jefe de análisis de M&M Capital Valores, que las medidas que se están tomando tengan su efecto y se pueda controlar el problema. Así, se espera que China vuelva a incrementar los tipos no dentro de mucho, lo que podría relajar el ambiente en el mercado de materias primas.
 
Es probable que estos fondos simplemente sientan morriña por mercados menos volátiles y quieran observar desde el balcón las nuevas aventuras de los emergentes pero los expertos coinciden… volverán a ponerse los pantalones cortos y el gorro de safari. Los emergentes aún tienen mucho que decir.