Se inicia la semana al otro lado del Atlántico y lo hace con ligero optimismo, al menos en cuanto a datos macro se refiere. El gasto en construcción subió un 1.4% en agosto mientras que la actividad manufacturera creció con fuerza en septiembre, despejando el temor a la recesión.

Los expertos alejan la posibilidad de una recesión pero no la descartan. Los últimos datos macro conocidos al otro lado del Atlántico avalan esta opinión. El gasto  en construcción en Estados Unidos subió en agosto, en contra de lo esperado, según un informe del gobierno publicado el lunes. El Departamento de Comercio dijo que el gasto en construcción aumentó en agosto un 1,4%, tras una caída revisada del 1,4% de julio, que sustituye al descenso del 1,3% inicialmente anunciado. Los analistas consultados por Reuters esperaban un descenso del 0,3% en agosto.

Se gasta más en construcción   y se fabrica más. Así lo muestra el dato de actividad manufacturera, que creció a un ritmo más fuerte del esperado en septiembre, despejando el temor a una nueva recesión en la economía. El Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM por sus siglas en inglés) dijo que su índice manufacturero subió a 51,6 el mes pasado desde una lectura de 50,6 en agosto.Los analistas consultados por Reuters esperaban una caída del índice a 50,5. El umbral de 50 separa el crecimiento de la contracción.

A pesar de estos datos, José Luis Martínez Campuzano, Estratega de Citigroup reconoce que lo más importante - o al menos lo que miran los mercados- "es el dato de paro y este todavía sigue en niveles altos".  No obstante, Estados Unidos "está fuera de la recesión pero tendrá una evolución muy débil en los próximos años”.

Por su parte,  Richard Fisher, presidente de  Reserva Federal de Dallas señala que la inflación de Estados Unidos se situará en el 2%,  según ha señalado en declaraciones a la CNBC.  En agosto, el Índice de Precios de Consumo (IPC) repuntó dos décimas y se situó en el 3,8% interanual, según el Departamento de Empleo estadounidense.

Respecto al crecimiento, Fisher piensa que en el resto del año será "positivo pero anémico", por debajo del 2%. La economía de EEUU registró en el segundo trimestre de 2011 un crecimiento anualizado del Producto Interior Bruto (PIB) del 1,3%, según la lectura definitiva difundida el pasado viernes por el Departamento de Comercio.