El importe estimado de los beneficios fiscales en 2010 ascenderá a un total de 47.474,73 millones de euros, un 22,8% menos que un año antes, lo que supone una caída de 14.004,21 millones de euros como consecuencia principalmente de la subida de impuestos aprobada por el Gobierno, según el proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2010.  En el IRPF, el volumen de beneficios fiscales para el año 2010 se cifra en 23.313,73 millones de euros, lo que supone el 49,1% del total de los beneficios fiscales y un descenso del 18,3% respecto a 2009, con 5.225,30 millones de euros menos.