El gigante asiático PetroChina, segunda mayor compañía petrolera del mundo por valor de mercado, registró en 2008 un descenso del 22% en su beneficio neto, a causa de la caída de los precios del crudo, en el que es su primer año de retroceso desde 2001. En un comunicado a la Bolsa de Hong Kong, la compañía informó de que sus beneficios descendieron hasta los 114.000 millones de yuanes (12.338 millones de euros), o 0,63 yuanes (0,06 euros) por acción en 2008, una cifra aún inferior a lo pronosticado por los conocedores del sector. Las ventas, sin embargo, crecieron un 28%, hasta el 1,1 billón de yuanes.