Los gobernadores de los principales bancos centrales del mundo analizarán hoy la recesión económica mundial, la peor desde la Segunda Guerra Mundial, y la crisis financiera internacional. Los bancos centrales del G-10 y otros países industrializados y emergentes hablarán en la sede del Banco de Pagos Internacionales (BPI) en Basilea (Suiza) de los primeros indicios de estabilización en la crisis financiera. No obstante, la magnitud de la crisis económica señala que, posiblemente, se prolongue durante más tiempo, lo que hace pensar que los principales bancos centrales dejarán los tipos de interés inalterados en los actuales niveles -en muchos casos del 0 por cierto- durante los próximos meses.