Los empresarios Alberto Cortina y Alberto Alcocer, acusados por el uso de una presunta carta falsa para intentar que el Tribunal Supremo revisara su condena del caso Urbanor, han negado hoy haber intervenido en la elaboración del documento y afirmaron que siguieron instrucciones de sus letrados en el proceso. Durante su declaración en el juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Madrid, "Los Albertos", que se enfrentan a penas que suman entre cinco años y medio y ocho años de prisión, declararon que los hermanos Arnaiz les hicieron llegar en marzo de 2003 a través del presidente de ACS, Florentino Pérez, un escrito en el que les ponían de manifiesto la posibilidad de recabar pruebas exculpatorias en el caso Urbanor.