El gigante bancario HSBC ha terminado cediendo a las protestas de los accionistas y ha desistido de su plan de conceder a su consejero delegado, Michael Geoghegan, un aumento salarial del 36%.