El grupo bancario británico Lloyds Banking Group, parcialmente nacionalizado, despedirá a 625 trabajadores como consecuencia de la reorganización de su negocio de banca corporativa. Según indicó hoy el director de operaciones de esta división en el Reino Unido, Philip Grant, el objetivo es concentrar todas las operaciones orientadas a empresas en una sola división "capaz de liderar el mercado". En la confederación sindical británica Trade Union Congress (TUC) se ha criticado con dureza este anuncio y ha calificado de "inaceptable" la estrategia de Lloyds, que "anuncia semana tras semana la pérdida de cientos de puestos de trabajo, dejando al resto de la plantilla con la incertidumbre de no saber si ellos serán los siguientes en caer".