Las ventas en tiendas comparables de la cadena estadounidense bajaron un 9% en las últimas cinco semanas, que terminaron el 4 de abril. Los analistas esperaban un descenso más abultado del 12%. Las ventas totales netas de la empresa con sede en Ohio se situaron en 646 millones de dólares (486,7 millones de euros) frente a 733 millones de dólares (522,2 millones de euros).