Las solicitudes iniciales de desempleo han alcanzado las 311.000 durante la semana pasada, por debajo de las previsiones del mercado, que contaba con 312.000. Según el Departamento de Trabajo del Gobierno de los EE.UU, la media de las cuatro últimas semanas se sitúa en 311.250.