Los inventarios estadounidenses de crudo bajaron la semana pasada, mientras que los de gasolinas y destilados crecieron, según la información publicada hoy por la Administración de Información de Energía (EIA). Las existencias de crudo disminuyeron en 4,7 millones de barriles, a 332,8 millones de barriles, frente a la previsión de los analistas de una bajada de 2,4 millones de barriles. Los inventarios de gasolina, por su parte, aumentaron en 500.000 barriles, a 207,7 millones de barriles; mientras que las existencias de los destilados subieron en 2,2 millones de barriles, a 167,8 millones de barriles.