El número de escritos de queja o reclamación presentados ante el Banco de España en 2008 ascendió a 7.449, lo que supone un incremento del 30% respecto al año anterior, muy superior al suave incremento que se registró en años anteriores, según la Memoria del Servicio de Reclamaciones correspondiente al año 2008. Este "brusco" aumento se explica fundamentalmente por la mayor sensibilidad de los usuarios a raíz de la crisis financiera que se inició en agosto de 2007, según destaca el organismo supervisor de los mercados.  En términos medios se recibieron 5,1 reclamaciones por cada mil millones de euros de actividad financiera de las entidades, frente al 4,2 el año anterior, y 21,6 reclamaciones por cada 100.000 habitantes mayores de 16 años residentes en España.