La Bolsa de Tokio ha cerrado con una caída del 0,5 por ciento del Índice Nikkei, después de que China haya triplicado su impuesto sobre las operaciones en bolsa. Esta medida ha creado preocupaciones en el sentido de que el mercado de Shanghai este al borde de una pronunciada caída. El Nikkei ha cerrado en los 17.588 puntos.
Las acciones de Chugai Pharmaceutical han caído más del siete por ciento después de que un broker haya reducido su recomendación sobre este valor, citando un precio inferior al previsto para un fármaco contra el cáncer. Los fabricantes de componentes electrónicos, como Kyocera, ban bajado después de que los datos de producción industrial hayan descendido inesperadamente en abril, un indicio, posiblemente, de disminución de la demanda de exportaciones japonesas.