La Asociación Española de Franquiciadores (AEF) informó hoy de la pérdida de 5.000 empleos en el último semestre de 2008, un 50 por ciento en las cadenas inmobiliarias, un sector que continúa a la baja. El presidente de la AEF, Javier Vallhonrat, dijo que a pesar de estas cifras la franquicia mantiene el ritmo de crecimiento con 32 cadenas más en 2008 y una facturación de 26.010 millones de euros, un 0,5 por ciento más que en 2007. Vallhonrat alertó de que hay "multitud de proyectos parados" a causa de la falta de financiación por parte de los bancos, por lo que instó a la Administración a ayudar a los empresarios y "ofrecer soluciones". Afirmó que los empresarios aceptarían tipos de interés más altos con tal de tener el dinero que necesitan para sus proyectos.