Las familias que se declararon en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) ante la imposibilidad de afrontar sus pagos y deudas ascendieron a 905 durante 2010, lo que supone un descenso del 11,4% respecto a 2009.