Las empresas del sector español de sanidad animal redujeron su facturación un 1% en 2009, hasta 850 millones de euros, debido a la debilidad de la demanda del sector ganadero y a la creciente competencia en precio, según recoge un estudio de DBK. El descenso de la facturación el pasado ejercicio contrasta con los crecimientos del 12% y del 6% registrados en 2007 y 2008, respectivamente.