Las materias primas cayeron lo máximo en dos años, y es que las acciones a lo largo de todo el mundo registraron el mayor descenso en tres días desde marzo.


Además, el dólar se recuperó después de que las solicitudes de desempleo de American subieran inesperadamente, y el Banco Central Europeo señaló que esperará hasta después de junio para aumentar las tasas de interés.

El índice Standard & Poor’s GSCI de 24 materias primas se hundió un 4,8 por ciento a las 12.10 hora estadounidense y ha perdido un 8,1% esta semana. La plata se desplomó un 7,4%, extendiendo su caída hasta un 25% desde el 29 de abril, y el crudo se hundió un 5,9%.

El MSCI All-Country World Index de acciones de 45 países cayó un 0,7%, a 349,22, extendiendo su pérdida de tres días a un 2,4%.

El índice S&P 500 se mantuvo sin cambios después de caer un 0,8%. El dólar subió un 1,6% frente al euro, haciendo que las commodities cotizadas en la divisa estadounidense sean más caras que las que lo hacen en otras monedas.

Las demandas de EE.UU. para las prestaciones de empleo aumentaron a 474.000 la semana pasada en medio de cierres de fábricas de automóviles, superando la estimación promedio de 410.000 marcada por economistas en una encuesta de Bloomberg, mientras que la productividad laboral disminuyó,

El euro se debilitó después de que Jean-Claude Trichet, presidente del BCE, sorprendiese a algunos inversores que esperaban un movimiento más rápido para luchar contra la inflación creciente.

“Ambas acciones y materias primas tenían una gran carrera”, dijo Mike Ryan, jefe de estrategia de inversión para Wealth Management Americas de UBS Financial Services, que supervisa 741 billones de dólares.

Siguiendo el informe de puestos de trabajo de Estados Unidos, “cualquiera que desee tomar parte de sus beneficios ahora tiene una excusa para hacerlo”, informó Ryan.