Los países de la zona del euro destruyeron 453.000 empleos en el último trimestre del año, mientras que en toda la UE el número de personas con trabajo disminuyó en ese periodo en 672.000. En comparación con los tres meses anteriores, el empleo cayó el 0,3% tanto en la zona del euro como en los Veintisiete, tras las bajadas del 0,1% y 0,2%, respectivamente, en el trimestre previo. Según los cálculos de Eurostat, en el último trimestre de 2008 había en la Unión 225,3 millones personas con trabajo, de los que 145,4 millones corresponden al área de la moneda única. En el conjunto de 2008, el empleo aumentó el 0,8% tanto en la zona del euro (1,137 millones de nuevos puestos de trabajo) como en la UE (1,76 millones más).