La Comisión Europea ha afirmado hoy que no ha recibido una respuesta por parte del Gobierno español sobre su petición de retirada de las condiciones impuestas para la compra de Endesa por parte de la italiana Enel y la española Acciona. Por tanto, no le queda otra alternativa más que iniciar un procedimiento legal contra España. Nuestro país tenía hasta el 10 de enero para dar una respuesta.
Si España no acata el artículo 21 del reglamento de la Unión Europea sobre las concentraciones "a la Comisión no le quedará más remedio que iniciar otro procedimiento de infracción contra España", según fuentes del servicio de Competencia. Condiciones Esas condiciones son "la obligación de preservar la independencia de Endesa y de su marca, y de mantener su centro de decisiones en España", "la obligación para ciertas unidades de producción de Endesa de comprar cantidades determinadas de carbón nacional"; y "la obligación de conservar los activos de las redes de electricidad insulares y no continentales". Las dos restantes exigencias abarcan la limitación del porcentaje del servicio de la deuda de Endesa y la aplicación de restricciones en la política de Endesa en materia de distribución de los dividendos