Los ministros de Economía de la UE aprobaron hoy una norma para facilitar la facturación electrónica del IVA que permitirá a las empresas ahorrar 18.000 millones al año gracias a la reducción de cargas administrativas, según los cálculos de Bruselas.