La telefonía fija volvió a crecer en febrero al registrar 75.953 líneas nuevas, y la competencia de los operadores supuso que 104.833 abonados a este tipo de comunicaciones cambiara de operador conservando su número, lo que supone una cifra récord, según datos de la CMT.