La economía de EEUU destruyó 11.000 empleos durante el pasado mes de noviembre, el menor número de despidos mensual desde que la economía estadounidense entró en recesión, lo que permitió reducir tasa de paro hasta el 10%, frente al 10,2% del mes anterior, según los datos publicados por el Departamento de Trabajo.