La Seguridad Social cerró el año 2009 con un descenso medio de 727.473 afiliados (-3,93%), tras registrar en diciembre 43.830 cotizantes menos (-0,25%), con lo que el total de ocupados, en términos promedios, se situó al finalizar el ejercicio en 17.803.839.