Bankinter considera que la salida a bolsa de Neonergia, la filial brasileña de Iberdrola es una buena noticia para la compañía española, ya que le “permitirá cristalizar el valor de sus inversiones en Brasil y acelerar el crecimiento del grupo en este país”.

El departamento de análisis de Bankinter señala que aunque la salida a bolsa se contemplara en los acuerdos de fusión, en principio no se esperaba que fuera a iniciarse de manera tan inmediata.

La salida a Bolsa era un proyecto a iniciar cuando Previ y Banco do Brasil, los socios de Iberdrola en Neoenergia, lo estimaran oportuno.

Bankinter recuerda que el mercado esperaba que esto tuviese lugar en aproximadamente un año, pero que finalmente va a tener lugar previsiblemente antes de final de año.

"En el folleto no se especifica que porcentaje se sacará a bolsa, pero en el mercado se baraja que al menos colocará un 15% del capital social a través de una operación dual que combine venta y ampliación de capital", dicen.

La salida a bolsa se una ventana para que los socios de Iberdrola en Neoenergi puedan monetizar sus posiciones en todo o en parte. Además la ampliación de capital reforzará el músculo financiero de Neoenergía para acometer nuevas inversiones y compras.

Según Bankinter, el objetivo de Iberdrola es mantener una posición de control, siempre por encima del 50% del capital social y en ningún caso desinvertir. Iberdrola puede repetir con Neoenergia en Brasil el éxito que ha tenido en los últimos dos años con Avangrid en EEUU.

Así las cosas, Iberdrola repara la salida a bolsa de su filial brasileña Neoenergia. La filial brasileña de Iberdrola Neoenergia, ha decidido iniciar los trámites para salir a bolsa en Brasil. El grupo ha presentado el folleto preliminar de este proceso al supervisor bursátil brasileño, la Comissao de Valores Mobiliarios (CVM).

Según los datos recogidos por Bankinter, el valor del grupo podría situarse en los 7.000 millones de euros. Esta salida a bolsa estaba contemplada en el acuerdo de fusión de Neoenergia y Elektro.

La fusión entre estas dos compañías fue cerrada el pasado 25 de agosto, tras recibir el visto bueno de las juntas generales de accionistas de las dos compañías. Iberdrola tiene el 52% de la nueva compañía resultante.

Previ es propietaria de un 38,21% y Banco do Brasil de un 9,35%. La nueva compañía resultante de la fusión será el mayor grupo eléctrico del país y el primero en Latinoamérica. La nueva Neoenergia cuenta con una base de activos regulados de más de 3.600 millones de euros y con 13,4 millones de clientes.

Los ingresos totalizan 8.000 millones de euros con un ebitda de 930 millones.