Las autoridades de la Reserva Federal temieron un agravamiento de la crisis económica de Estados Unidos ante un incremento del desempleo, una caída en la actividad empresarial y una reducción del consumo, según minutas difundidas hoy de la reunión que el organismo sostuvo a mediados de marzo. Como resultado, y para impedir ese agravamiento, decidieron una compra sustancial de deuda hipotecaria y del Tesoro. "El deterioro de las condiciones en el mercado laboral fue rápido en los últimos meses, con fuertes reducciones de las plazas de empleo en todos los sectores", indicaron las minutas. Además, "la producción industrial continuó contrayéndose como reacción a la caída en la demanda y el aumento de los inventarios", señalaron.