La rentabilidad de las obligaciones españolas a diez años baja dos centésimas en la apertura de la sesión del mercado secundario de deuda pública, hasta el 4,72 por ciento. De esta forma, el precio de estos bonos -que se mueve en sentido contrario al del rendimiento- sube hasta el 106,08 por ciento, frente al 105,97 por ciento del último cierre.