La rentabilidad de las obligaciones españolas a diez años ha cedido hoy seis milésimas y se coloca en el 4,27 por ciento en la apertura del mercado secundario de deuda pública. Por lo tanto, el precio de estos títulos, que evoluciona al contrario que el rendimiento, se encareció hasta el 98,61 por ciento desde el 98,55 por ciento marcado al cierre de la sesión del viernes. Al igual que el español, los bonos internacionales de referencia comenzaron el día a la baja respecto a la jornada del viernes, con un descenso de siete milésimas en el caso alemán hasta el 3,98 por ciento y el estadounidense se situó en el 3,75 por ciento después de retroceder una centésima.