El incremento de la productividad de los trabajadores estadounidenses creció finalmente un 2,3% anualizado en el tercer trimestre, frente al repunte del 3,1% anunciado inicialmente, según los datos publicados hoy por el Departamento de Trabajo.

La lectura está por debajo de las previsiones. Los economistas consultados por Marketwatch esperaban de media que creciera el 2,5%.