El Indice General de Producción Industrial (IPI) descendió un 7,3% en mayo respecto al mismo mes del año anterior y un 5,5% al descontar los efectos de calendario, la mayor caída desde diciembre de 2001, cuando este índice retrocedió un 6,3% de acuerdo con la serie corregida de calendario elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Según el destino económico de los bienes, las tasas de variación respecto al mismo mes del año anterior fueron del -10,2% para los bienes de consumo (-13,2% para los bienes de consumo duradero y -9,6% para los bienes de consumo no duraderos), del -4,7% para los bienes de equipo, del -8,7% para los bienes intermedios y del -0,5% para la energía. Descontando los efectos de calendario, las tasas interanuales fueron del -8% para los bienes de consumo (-10,3% para los bienes de consumo duradero y -7,4% para los bienes de consumo no duradero), un -2,9% para los bienes de equipo, un -6,8% para los bienes intermedios y un 0,2% para la energía.
La tasa media del IPI descendió un 1,7% en los cinco primeros meses del año respecto al mismo periodo del año anterior. Descontando los efectos calendario, esta tasa media se situó en el -1,4%. La evolución de la tasa media de la producción industrial atendiendo al destino económico de los bienes fue del -2,5% para los bienes de consumo (un -6,5% para los bienes de consumo duradero y un -1,7% para los bienes de consumo no duradero), del 1,3% para los bienes de equipo, del -4,6% para los bienes intermedios y del 3,8% para la energía. Descontando los efectos de calendario, estas tasas medias de los cinco primeros meses se situaron en un -2,1% para los bienes de consumo (un -6,1% para los bienes de consumo duradero y un -1,4% para los bienes de consumo no duradero), un 1,6% para los bienes de equipo, un -4,3% para los bienes intermedios y un 4% para la energía. Las actividades que experimentaron las mayores subidas en la media durante el periodo enero-mayo de 2008 fueron las de fabricación de material electrónico, de equipo y aparatos de radio, televisión y comunicaciones, con un 21,2%, y la fabricación de otro material de transporte, con un 8,6%. Por el contrario, las que experimentaron menores crecimientos fueron la fabricación de maquinas de oficina y equipos informáticos, con un -25,1%, y la industria de la madera y del corcho, excepto muebles, cestería y espartería, con un -14,7%.