La presión fiscal en España se situó en el 37,9% del PIB en 2007, cuatro décimas más que un año antes, pero tres puntos por debajo de la media de la UE-27 (40,9%), según datos de Eurostat recogidos por el Instituto de Estudios Económicos (IEE). Durante el año 2007, la presión fiscal media de la UE-27 se mantuvo estable en un 40,9% del PIB, la misma cifra que se alcanzó en 2006 y 0,8 puntos porcentuales por encima del mínimo europeo que se logró en el ejercicio 2004, cuando alcanzó un promedio del 40,1%. Los países que registran la mayor presión fiscal siguen siendo Dinamarca, con un 49,5%, y Suecia, con un 48,9%, figurando a continuación Bélgica (46,1%) y Francia (45,0%). Austria, Italia y Finlandia superan el 43%, mientras que Chipre se sitúa en un 41,6%.