El mercado neoyorquino abre la sesión en números rojos. La preocupación por la crisis hipotecaria y los malos resultados presentados por Appied Materials – su beneficio se redujo hasta 421,8 millones de dólares- han desanimado a los inversores que se han decantado por las ventas. Antes de la apertura se conocía el dato de IPC del mes de octubre -subió un 0,3%- que ha estado en línea con las previsiones. La tasa subyacente aumentó un 0,2%, también dentro de las previsiones. Aunque el dato de solicitudes semanales de subsidios por desempleo no han gustado tanto al mercado ya que ha subido más de lo esperado - hasta las 339.000-. Por el lado de las materias primas, el petróleo West Texas cotiza a 93,67 dólares el barril, a la espera de que se publiquen las reservas semanales de petróleo. Con todo ello, en los primeros minutos de negocio, el Dow Jones de Industriales opera con una caída del 0,35% hasta los 13.184 puntos, el tecnológico Nasdaq se deja un 0,38% hasta los 2.634 puntos mientras que el S&P 500 cae un 0,32% hasta los 1.466 puntos.
Jornada cargada de referencias macroeconómicas que se conocían antes de la apertura. El IPC para el mes de octubre se ha situado en el 0,3%, en línea con la previsión de los analistas. Respecto a la inflación subyacente -excluye energía y alimentos- el dato ha sido del 0,2%, en línea también con lo esperado por los expertos. Sin embargo el dato semanal de solicitudes semanales de subsidios por desempleo han decepcionado al mercado, tras subir en 20.000 peticiones la semana pasada hasta las 339.000, en relación a la demanda del periodo anterior (319.000 dato revisado). Los expertos esperaban 325.000 peticiones. Otro de los datos que se ha conocido es el índice Empire State -mide la actividad de la industria manufacturera en Nueva York- que ha caído de 28,75 a 27,37 puntos en noviembre, aunque mostrando cierta tendencia estable, según ha afirmado la Reserva Federal de Nueva York. Por el lado empresarial es protagonista Applied Materials, después de anunciar que en su cuarto trimestre fiscal del año su beneficio se redujo hasta 421,8 millones de dólares -30 centavos por acción- desde los 449 millones del año anterior. Además, la compañía ha rebajado su previsión para el siguiente trimestre hasta unos beneficios de entre 12 y 16 centavos de dólar por título ante una esperada bajada en los pedidos. La compañía sube un 0,48% en la apertura. Otra compañía que rendirá cuentas tras el cierre es Starbucks. Los analistas esperan que la cadena de cafeterías anuncie un beneficio de 23 centavos de dólar por acción. A la espera de estos resultados la compañía cede un 1,11% hasta los 23,98 dólares. Gráfico Dow Jones