La operadora holandesa de telecomunicaciones KPN, presente en España a través de los operadores móviles virtuales Simyo y Blau, obtuvo un beneficio neto en el primer trimestre del año de 449 millones de euros, un 42% más que en el mismo periodo de 2009, informó la empresa.

La cifra de negocio de la cuarta mayor operadora de telefonía del Viejo Continente alcanzó los 3.277 millones de euros, un 3,5% por debajo del año anterior, tras caer un 5% su facturación en los Países Bajos, aunque aumentó un 1,8% en los mercados internacionales.