La ocupación hotelera durante las vacaciones de Semana Santa se situó en el 75%, lo que supone un descenso de diez puntos porcentuales, debido a la crisis económica y al mal tiempo, según avanzó hoy la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT). La actual coyuntura afectó a la estancia media y a los precios, que se rebajaron un 10% en comparación con la Semana Santa del pasado año. Asimismo, la situación meteorológica en el Norte de España produjo cancelaciones de última hora y regresos anticipados.