La nueva oferta de Telefónica, que está dispuesta a pagar 2.700 millones de euros por GVT, podría disuadir a su único rival conocido, el grupo Vivendi, de mantener `un pulso´ por hacerse con el operador brasileño potenciando a través de esta compra su presencia en el país latinoamericano, según indica el `Financial Times´. El grupo presidido por César Alierta anunció ayer que ha incrementado en un 5,2% su oferta inicial por GVT, hasta los 50,5 reales brasileños por acción, frente a los 48 reales brasileños anteriores, lo que le supondría un desembolso de aproximadamente 2.700 millones de euros, por encima de los 2.550 millones ofrecidos anteriormente. Según señala el `Financial Times´ en su `Lex Column´, el director ejecutivo de Vivendi, Jean-Benard Lévy, "ha puesto el ojo" en GVT, que en el segundo semestre del año poseía una cuota del 2,5% en el segmento de líneas fijas y del 5% en banda ancha en el mercado de mayor crecimiento en Latinoamérica.